El enigma de Siempreviva portada Andrea Maceiras

El enigma de Siempreviva

Senda, la protagonista de esta historia, se muda con sus padres a un pequeño pueblo. El matrimonio va a estudiar el entorno, muy contaminado, hasta el punto de que no crece nada en los alrededores. Senda deberá quedarse mucho tiempo sola dentro de la vieja escuela junto a Centinela, su asistente virtual.

Un buen día, se da cuenta de que en el patio crece un brote. Sale y lo rescata, encontrando también una caja con varios enseres que pertenecieron a un niño llamado Olmo. Entre los pocos habitantes que quedan en el pueblo, Senda pregunta sobre Olmo, pero no le dan demasiada información, hasta que un día encuentra unas coordenadas y decide investigar.